El entorno anima a moverse.

Se pueden desarrollar actividades de senderismo, paseos micológicos, a caballo o en burro, excursiones fotográficas (cabra montes, buitres, águilas) alpinismo, parapente, …
Se puede hacer turismo cultural, aprender tanto de la naturaleza como de nuestra historia.
Si se quiere dar un paseo más largo, se pueden alquilar caballos y recorrer el Barranco por la cañada en la que en otoño y primavera discurren manadas interminables de ganado trashumante.
Las piscinas naturales de la zona son una alternativa a las municipales durante los meses de calor.
Para los entusiastas de la historia, se puede disfrutar viendo (y recorriendo) la calzada romana que asciende desde Cuevas del Valle hasta el mirador del puerto El Pico, el castillo de Don Beltrán de la Cueva en la villa de Mombeltrán, o el de la Triste Condesa en Arenas de San Pedro, y el retablo del altar mayor de la Iglesia de Lanzahita, obra de dos discípulos de Berruguete.
Si se trata de adentrarse en el tiempo, las ruinas de un castro vetón en El Raso de Candeleda o el dolmen megalítico de Lanzahita conocido como “el sepulcro del moro”.

 TURISMO MAS ACTIVO

Para actividades de mayor intensidad, se puede elegir entre practicar el descenso de gargantas en canoa, el cicloturismo con bicicletas de montaña, el parapente desde La Abantera sobre el Tietar, o el alpinismo en cualquiera de sus grados de dificultad.

Si lo que se quiere es conocer más de la naturaleza sin esfuerzo, el museo de las abejas en Poyales del Hoyo, nos introduce literalmente dentro de su mundo fascinante viendo como viven en el enjambre a través de una gran cristalera. A pocos Kilómetros de San Esteban están las cuevas de “El Aguila”, descubiertas en 1963, y que ofrecen un conjunto vivo de estalactitas y estalagmitas de gran belleza.

Para estancias más largas, San Esteban del Valle es un buen punto de partida para visitar las ciudades patrimonio de la humanidad más importantes del interior: Avila, Salamanca, Segovia, Toledo o Cáceres. Todas ellas se encuentran a menos de dos horas de trayecto en automóvil por lo que se pueden visitar en el día.

COGIENDO EL COCHE

Si lo que se quiere es conocer más de la naturaleza sin esfuerzo, el museo de las abejas en Poyales del Hoyo, nos introduce literalmente dentro de su mundo fascinante viendo como viven en el enjambre a través de una gran cristalera. A pocos Kilómetros de San Esteban están las cuevas de “El Aguila”, descubiertas en 1963, y que ofrecen un conjunto vivo de estalactitas y estalagmitas de gran belleza.Para estancias más largas, San Esteban del Valle es un buen punto de partida para visitar las ciudades patrimonio de la humanidad más importantes del interior: Avila, Salamanca, Segovia, Toledo o Cáceres. Todas ellas se encuentran a menos de dos horas de trayecto en automóvil por lo que se pueden visitar en el día.

 CERCA DE LA POSADA

Para los amantes de la naturaleza, la oferta es completa. En cualquier dirección que se tome, los paseos ofrecen siempre unas vistas impresionantes, y el aliciente de encontrarse con una cabra montés, localizar una amanita cesarea, o volver con un ramillete de plantas aromáticas. Una oportunidad para los aficionados a la fotografía de naturaleza. La floración de los cerezos en primavera es para no perdérselo.

Posada EsquiladoresActividades