Casona de Esquiladores.

En 1892 la casa abrió un comercio de coloniales que ha estado funcionando hasta que pasó a ser Posada Real. Ha sido restaurada cuidando los detalles, procurando conservar un ambiente muy acogedor.

Está en un maravilloso entorno natural: El sur de la Sierra de Gredos, a menos de dos horas de Madrid.

Tiene capacidad para 25 personas. Todas las habitaciones tienen cuarto de baño completo, varias con bañera de hidromasaje.

Además, un amplio salón con chimenea para las tardes de invierno y, en el subsuelo, una cueva excavada en 1813.

Calefacción por suelo radiante, aire acondicionado, conexión Wifi gratuita, son otros de nuestros servicios que buscan hacer más confortable su estancia.

Se puede aparcar en la misma plaza donde está ubicado el establecimiento.

 

Posada EsquiladoresLa Casa